Una Vida Sin Café

Por Pastor Manolo López

Al escribir este artículo me encuentro en un cafetín viendo entrar y salir personas. La mayoría de ellos llevan una taza de café en sus manos y me pregunto ¿porque?. Poco a poco me fui dando cuenta que todos necesitan su combustible para poder arrancar con los que haceres del día. De todas las edades y diferentes razas todos llevan una taza de café. Es allí donde me pregunte ¿Qué seria una vida sin café? ¿Podríamos operar correctamente sin ello?

Hemos llegado a depender tanto del café que nuestro día no funciona bien sin tomar un poco de ello. Como que si fuera una medicina recetada que si no lo consumimos a tiempo y en su debido momento nos morimos. Es aquí donde entonces comencé a pensar en lo siguiente: Que lindo fuera ver a los hijos de Dios de la misma manera; anhelando las mismas cosas espirituales con tanta ansiedad y necesidad.

Leer nuestra Biblia a diario o algunas cucharadas de oración y llegar a desearlo todos los días y que si no lo consumimos nos morimos. Llegar al borde de la desesperación que nuestro día sin ello no arrancaría de la misma manera. Como quisiéramos que esas dos cucharadas de azúcar del Espíritu Santo fueran suficientes para endulzar nuestro día. O que tal aquellas dos cucharadas de leche o crema para enfrentar el día con coraje que equivale a la fe.

¡Oh Dios! al igual que mi cuerpo desea una taza de café, yo deseo mas de ti cada día. David decía “Anhela mi alma y aun ardientemente desea los atrios de Jehová” (Salmos 84:2) Que nuestro cafecito de todas la mañanas estén acompañados de Dios y usted vera como su día será de gran bendición. Disfrutemos la vida que hay a través de Cristo, y ese rico café en la mañana.

¡Que Dios les bendiga!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *